BUSCAR en este Blog

domingo, 18 de junio de 2017

Willis A. Carto - La Venganza del Neanderthal



     Los siguientes textos que presentamos en castellano corresponden al material que publicó en The Barnes Review de Mayo-Junio de 2010 Willis Allison Carto (1926-2015), teórico y activista político racial estadounidense, de infatigable labor publicista, autor del libro "Populism vs. Plutocracy. The Universal Struggle" (1996) y fundador, entre otras entidades, del conocido Instituto para la Revisión Histórica (IHR). El título de estos artículos parece sugerir que hay una tesis o hilo conductor, en este caso la teoría de la supervivencia hasta el día de hoy de marcadas características del hombre de Neanderthal, en especial en los pueblos que a partir de ellos devinieron en semitas, difundiéndose desde la zona caucásica, que ha sido su refugio final y mejor. Sin embargo esa línea se revienta en el papel hacia variados temas, todos por cierto con un claro leitmotiv.


LA VENGANZA del NEANDERTHAL
por Willis A. Carto
Mayo de 2010



     Según una nueva teoría presentada por diversos escritores e investigadores, el hombre de Neanderthal puede no haber muerto después de todo, sino que sus descendientes (entremezclados con otros) podrían todavía estar viviendo entre nosotros hoy, y son conocidos colectivamente como "los judíos". No sólo el autor sino otros han teorizado de manera independiente que los Neanderthal son los verdaderos antepasados de los judíos. El siguiente ensayo es un esfuerzo para examinar esta importante y polémica teoría. Acompañando al ensayo hay una amplia variedad de material que proporciona un fundamento completo para la tesis.


     Los antropólogos generalmente dan grandes volteretas para evitar hablar de ello, pero el hombre de Neanderthal es el linaje racial básico de la mayor parte de los judíos. Y esto se está desarrollando sostenidamente como un consenso generalmente aceptado, si bien minimizado. Ahora que ese hecho está siendo desenterrado, estamos experimentando una gran campaña de relaciones públicas que busca "humanizar" e incluso ennoblecer al Neanderthal, la víctima inocente de su contemporáneo, el hombre de Cro-Magnon, el agresivo, conspirador y brutal competidor, bueno casi en todo, la base racial del hombre Blanco ario.

     Los Neanderthal no carecen de cerebro. De hecho, la caja craneana del Neanderthal es algo más grande que la del Cro-Magnon. Ellos son más peludos que los Cro-Magnon, más bajos en estatura, tienden a inclinarse hacia adelante al caminar y tienen grandes arcos superciliares [huesos sobre los los ojos, en las cejas].

     Aunque sus mandíbulas son más pequeñas, su mordedura es feroz. Los hombres pueden llevar una larga barba negro-rojiza, y si usted trenza el pelo de uno y pone un sombrero de fieltro negro sobre él, usted tendrá el vivo retrato de un rabino ortodoxo. Durante los últimos 50 ó 60 milenios, los Neandertales/Semitas han tratado de mezclarse con los Cromañones/Arios. Eso ha mejorado en algo el fenotipo judío a costa de estos últimos.

     Durante casi mil años en Occidente, desde 1012 d.C., cuando ellos fueron expulsados de Mainz, los judíos han demostrado ser malos vecinos. En 1649 Oliver Cromwell obtuvo el apoyo del Parlamento británico para la ejecución del rey Charles I bajo la acusación de traición. Después de eso, Cromwell permitió a los judíos entrar en Inglaterra otra vez, revirtiendo efectivamente el edicto de expulsión publicado por el rey Edward I en 1290, que expulsó a todos los judíos de Inglaterra "para siempre" y que ordenó que cualquiera que permaneciera en el país fuera ejecutado. Además de la común queja de usura, las acusaciones de asesinato ritual de niños cristianos por lo general motivaban las expulsiones. Inglaterra no fue el primer país que expulsó a los judíos.


     Esta imagen ilustra la expulsión de los judios de San Petersburgo, Rusia, en 1891 y el comienzo del viaje para muchos de ellos a Europa Occidental, Estados Unidos y Palestina. Dicha expulsión, como la ocurrida de ellos en muchos países, sucedió como una respuesta popular a lo que era percibido como actividades extremadamente malvadas por parte de los judíos como grupo.

     Una lista parcial de todas las áreas desde las cuales los judíos han sido desterrados, a veces en numerosas ocasiones, durante los últimos 998 años, es larguísima. La lista incluye Mainz (cuatro veces), Francia (cuatro veces), Baviera Superior (dos veces), Inglaterra, Sajonia, Hungría (dos veces), Bélgica, Eslovaquia (dos veces), Austria, Lyon, Colonia, Países Bajos, Brandenburgo (dos veces), Varsovia, España, Italia (dos veces), Lituania, Portugal, Nápoles (tres veces), Navarra, Núremberg, Prusia, Génova, Praga, Baviera y Moscú. Debilitados y agotados por guerras inter-arias, en su mayor parte instigadas o agravadas por el poder político y económico de los Neandertales/Judíos, la perspectiva hoy decididamente no es buena para los Arios/Cromañones.

     La Primera Guerra Mundial fue llamada así después de la intervención estadounidense en la guerra europea que comenzó en 1914. Ese estúpido baño de sangre habría permanecido sólo como un conflicto inter-europeo si los británicos no hubieran publicado la Declaración Balfour el 2 de Noviembre de 1917, que dice:

     "El gobierno de Su Majestad ve con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y hará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de aquel objetivo, siendo claramente entendido que nada será hecho que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no-judías existentes en Palestina".

     La historia de ese calamitoso ultraje, que ha provocado tanto sufrimiento para el mundo, los efectos del cual maldecirán la Historia para siempre, ha sido presentada por muchos de los principales involucrados, particularmente por James Malcolm, el conceptualizador no-judío de ella.

     El objetivo de esa declaración, publicada para los judíos estadounidenses, era inspirarlos para que usaran su influencia en la banca, el comercio, el mundo intelectual, los medios informativos y en el campo político para involucrar más a Estados Unidos en la guerra del lado de Inglaterra. Hasta entonces los judíos estadounidenses generalmente favorecían a Alemania debido a la historia de provechosas relaciones de los judíos con los alemanes.

     Dicho esquema funcionó, y fue por eso que el Congreso estadounidense declaró la guerra contra las Potencias Centrales el 6 de Abril de 1917, siendo la excusa el que los submarinos alemanes estaban hundiendo barcos estadounidenses que llevaban material de guerra hacia Gran Bretaña, lo cual, a propósito, los alemanes tenían todo el derecho de hacer conforme a leyes estadounidenses de "neutralidad" entonces prevalecientes, específicamente el artículo V de la ley del 15 de Junio de 1917, que dispone que durante una guerra en la cual Estados Unidos es neutral, es ilegal enviar desde la jurisdicción de Estados Unidos cualquier buque armado o equipado como un buque de guerra con cualquier intención o con una causa razonable para creer que será usado por cualquier nación beligerante. El gobierno alemán incluso publicó un anuncio en el New York Times el 22 de Abril de 1915, advirtiendo a los eventuales pasajeros que porque el barco Lusitania estaría llevando contrabando de guerra, sería hundido. En aquella guerra, 116.516 estadounidenses resultaron muertos y 204.002 fueron heridos. De todos éstos, menos del 2% eran judíos.

     En cuanto a la guerra europea que tuvo lugar 20 años más tarde, Estados Unidos intervino después de la "sagrada declaración judía de guerra" contra Alemania hecha por el Congreso Judío Mundial de Samuel Untermeyer el 6 de Agosto de 1933, y del ataque japonés contra Pearl Harbor, un ataque documentado por historiadores revisionistas como concebido por Roosevelt y Churchill para convencer al pueblo estadounidense de que ellos no tenían ninguna otra opción sino ir a la guerra una vez más. La intervención estadounidense hizo de esa guerra europea nuevamente una guerra mundial. 407.296 hombres Blancos estadounidenses murieron, y más de 1 millón fue herido, quizá un tercio de ellos horriblemente, para existir encerrados en desvanes en camas o, de ser afortunados, en sillas de ruedas por el resto de sus miserables vidas. Otra vez, menos del 2% eran judíos. La guerra también significó ganancias enormes para capitalistas y banqueros y una deuda horrorosa para los contribuyentes, que ellos estarán pagando hasta el colapso final del dólar, un acontecimiento esperado dentro de poco, si se debe creer a muchos economistas privados.

     Esos dos inútiles conflictos mataron a más de un tercio de millón de hombres estadounidenses más otros 67 millones de arios de Francia, Gran Bretaña, Alemania, etc. Aproximadamente 25 millones de hombres rusos fueron muertos en las dos guerras, y entre 40 y 60 millones de rusos fueron muertos por los comunistas controlados por los judíos antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, una cifra citada por Alexander Solyenitsin y por "El Libro Negro del Comunismo". Aunque los Neandertales/Judíos evitan luchar en las guerras que ellos instigan entre los goyim (una palabra yíddish que significa animales de corral o gentiles) ellas son muy provechosas. Pero aunque los judíos evitan disparar, ellos son excepcionalmente combativos y agresivos para imponer sus ideas e intereses de grupo sobre sus pueblos anfitriones.

     Los sociólogos saben que todos los grupos humanos tienen una moralidad grupal para ser usada entre su propia clase y otro tipo de comportamiento para los forasteros. Pero con los judíos, ese comportamiento es extremo, siendo literalmente parte de su supuesta religión, la que básicamente es egolatría.

     En efecto, el odio hacia todos los forasteros es literalmente una exigencia dispuesta en el Talmud, el libro sagrado judío predominante. Los judíos no tienen ningún problema para acusar a los Blancos y a los grupos Blancos de "odio" mientras que su propia religión no es sino odio hacia todos los no-judíos.

     Durante los últimos 50 milenios más o menos, los Neandertales/Semitas han tratado de reproducirse con Cromañones/Arios, y a menudo han tenido éxito. Por ejemplo, un comercio de esclavos existe hoy en que hermosas muchachas arias de Rusia son llevadas a Israel y usadas para la prostitución con Neandertales/Semitas y para la cría de niños que parecen arios pero que son criados como judíos.

     Comenzando con la invasión estadounidense-británica de Europa el 6 de Junio de 1944, las bandas judías de Israel siguieron a los ejércitos Aliados en Europa (a una distancia segura), apropiándose de lo que ellos quisieron, incluyendo innumerable patentes alemanas por un valor de miles de millones de dólares y secuestrando a huérfanos alemanes por miles. Esos desdichados niños fueron enviados a Israel y criados como judíos. Hoy, los hijos de esos huérfanos, con el aspecto de jóvenes nórdicos/arios, son claramente evidentes en el ejército israelí y en las calles de Israel.


JÁZAROS y OTROS

     La gran mayoría de judíos de hoy son racialmente jázaros, originalmente del Sur de Rusia y Europa del Este. Su historia es fascinante. El antiguo Imperio jázaro, una importante potencia pero casi no historiada, floreció casi al mismo tiempo que Carlomagno era el Emperador en Occidente. Su influencia se extendió desde el Mar Negro al Caspio. Su historia fue popularizada por Arthur Koestler, él mismo un judío, en "La Decimotercera Tribu", libro publicado en 1976. Aunque Koestler no hace ninguna mención de los Neanderthal en ese libro, sostiene, como el revisor Phineas Stone escribió en la Jewish Week de Washington del 5 de Octubre de 1978, que "Incluso si soy un jázaro, estoy totalmente judaizado".

     El doctor Michael Bradley, que se identifica como un judío sefardita, ha escrito mucho sobre este tema y es cuidadoso en señalar que los jázaros —hoy generalmente conocidos como ashkenazis— son generalmente considerados con aversión por su agresividad y "propensión a la violencia" que él adjudica a la herencia Neanderthal de ellos. Él es conocido por su libro The Iceman Inheritance (La Herencia del Hombre de los Hielos), el cual, aunque haya sido estridentemente condenado por los medios Neandertales/judíos de comunicación, como el New York Times, puede haber sido leído por un millón de personas en Internet.

     Los caraítas son una de muchas sectas judías que, si bien rechazan enfáticamente ser incluídos en el habitual grupo de judíos, de la misma enérgica manera demandan un reconocimiento especial. Hay hasta 8.000 caraítas en Israel, con 2.000 o más en otras partes. Ellos exigen sus propios tribunales en Israel con jurisdicción en cuanto al status personal de los miembros de su comunidad.

     Los caraítas se separaron de la corriente principal del judaísmo en el siglo VIII cuando ellos negaron la autoridad de la ley oral, como está codificada en el Talmud. Los judíos rabínicos los consideran mamzerin, o bastardos ilegítimos. Los caraítas consideran a los otros judíos como bastardos ilegítimos.

     Otra de muchas sectas de judíos es la sección Lubavitch-Chabad de la judería hasídica localizada en Crown Heights, en la ciudad de Nueva York. Guiados por la voluntad del rabino principal Menachem Schneerson, su trabajo consiste simultáneamente en una escuela de muchachos de 5 millones de dólares y una escuela de muchachas de 15 millones de dólares. Eso es financiado en parte por Joseph Gruss, un banquero especialista en inversiones de Wall Street, Ronald Perleman, presidente de Revlon, y David Chase, de Chase Enterprises.

     Los Lubavitchers se cuentan en alrededor de 200.000, con 3.000 colonias por todo el mundo en 70 países. Un objetivo principal de esa secta es doblar sus números cada década. Si ellos lo hacen, habrá mil millones de ellos en 130 años. Una de las invenciones de las que ellos se jactan es el Dispositivo Intra-Uterino, para el uso sólo de mujeres cristianas Blancas. A los ojos de ellos, los Gentiles son torpes, tontos, aficionados e idiotas, en la medida en que consumen la doctrina judía de exportación del hedonismo. Su lealtad racial, dice Bill White, existe sólo para llevar fealdad y dolor a la Humanidad, no para crear y mejorar la condición de los hombres, que siempre ha sido el objetivo de la ciencia y la religión arias.


DESTACADO ACADÉMICO y ESCRITOR JUDÍO STAN GOOCH AFIRMA ORGULLOSO que TIENE HERENCIA NEANDERTHAL

     Stan Gooch, un escritor de origen judío, radicado en Gales, y conocido por su estudio de la evolución e historia del cerebro, clarificado en varios libros, es uno de los polémicos escritores cuya investigación lo ha llevado a creer que los judíos de nuestros días pueden remontar componentes integrales de su herencia a los famosos y misteriosos Neandertales. En su libro The Dream Culture of the Neanderthals: Guardians of the Ancient Wisdom, Gooch se ha explayado sobre su tema y está orgulloso de proclamar a los Neandertales como los antiguos precursores del pueblo judío de hoy. El editor de Gooch resume las conclusiones del autor:

    «Al contrario de las teorías actuales, Stan Gooch sostiene que los Neandertales no fueron destruídos por la cultura Cromañón más joven sino que fueron incorporados en aquella cultura por medio de cruzamientos. La mezcla de las influencias dispares de los Neandertales lunares y matriarcales, y de los Cromañones solares y patriarcales, puede explicar los impulsos e influencias contradictorios que han generado el conflicto humano durante milenios. De hecho, el autor sugiere que el sistema de castas en la India puede haber sido construído para utilizar las fuerzas tanto de las culturas lunares como de las solares y minimizar el conflicto entre las dos.

     «Hay pruebas de que descendientes directos de la raza Neandertal adoradora de la Luna y cultivadora de sueños todavía viven en Asia Central hoy. Si bien sus descendientes físicos pueden estar casi extinguidos, la influencia de la sabiduría oculta Neandertal permanece fuerte y puede ser encontrada a través de toda la Historia entre brujas, kabalistas, Caballeros Templarios, Rosacruces, e incluso en el cristianismo y el judaísmo.

     «Gooch explora la influencia del hombre Neandertal en el desarrollo cultural y biológico de la Humanidad. Remonta el poder de creencias y supersticiones largamente mantenidas hasta la influencia de tradiciones lunares y basadas en los sueños de los Neandertales. Ofrece una visión persuasiva de una Humanidad unificada que puede beneficiarse de los regalos tanto de sus ancestros Neandertal como Cromañones. Proporciona pruebas de que los descendientes directos de la raza Neandertal todavía bien podrían estar vivos en Asia Central.

     «Diversas creencias y supersticiones existentes desde hace mucho tiempo muestran cómo las ideas que dominaron las vidas de nuestros antepasados todavía tienen una poderosa influencia sobre nosotros hoy. El inquietante poder atribuído al número 13, la positiva influencia del número 7, y el consuelo ofrecido por la advertencia de "golpear madera", todo revela la presencia duradera de nuestros antepasados más antiguos: los Neandertales».


ISRAEL

     De acuerdo a casi cada medición, el Estado de Israel es único entre las naciones. Fue creado y existe sólo por la influencia de correligionarios en otros países, sujetos que, por medio de la manipulación del dinero y el poder político, pueden inducir a otros países a apoyar económicamente y en una multitud de otras formas a dicho Estado. Éste está exento de limitaciones de armas impuestas a cada otra nación que se jacta de tener armamentos nucleares porque Israel no ha firmado ningún acuerdo internacional de no-proliferación de esas armas, ni tampoco hay ningún esfuerzo detectable de Estados arios para obligarlo a cumplir con cualquier regla internacional de la ley, lo cual ha sido un objetivo de las naciones europeas desde que el irritante Estado judío fue creado a partir de tierras árabes en 1947-1948.

     El Christian Science Monitor estima que los contribuyentes estadounidenses y bondadosos banqueros han regalado a Israel desde 1949 hasta 2009 unos 133.000 millones de dólares. Eso construyó su armería nuclear robando los secretos de otros países, incluyendo a Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Rusia, y se lo ha llevado impune. Un poder delegado, el gobierno estadounidense, presionó a Alemania para que construyera dos submarinos nucleares de último modelo para la marina israelí. Aquello viola la Convención del Genocidio (por la que los judíos presionaron intensamente durante el proceso de ratificación por parte del Senado) diariamente por el tratamiento bárbaro de los israelíes hacia los palestinos dentro y fuera de sus fronteras, que no recibe ningún comentario de la llamada "prensa libre" de Occidente.


     Una atractiva rubia de California activista por la paz, Rachel Corrie, fue deliberadamente asesinada el 16 de Marzo de 2003 por un operador israelí de una máquina excavadora (la excavadora fue construída por la estadounidense Caterpillar Co., y sin duda suministrada gratis por los contribuyentes estadounidenses) mientras ella trataba de impedir la demolición de una casa palestina, noticia que escasamente mereció un murmullo de la prensa estadounidense. Los israelíes declaran abiertamente su intención de expandir el territorio de Israel tomando territorio de otros países, e Israel literalmente dictó la política exterior "estadounidense" a la administración de Bush II, el cual obedientemente hizo sus piruetas de acuerdo a lo ordenado por los "neo-conservadores", un nombre ahora usado por antiguos comunistas judíos.

     Por suerte la administración de Bush no atacó a Irán, como deseaba ardientemente el lobby judío. Hay una historia oculta ahí, que tiene que ver con la fuerte oposición de la jerarquía militar estadounidense a tal ataque, que sólo podría haber constituído la más grande y más cara guerra sin triunfo en la historia de este país.

     Israel, que no tiene ningún tratado de extradición con naciones Gentiles, es un asilo para criminales judíos, incluyendo asesinos de dondequiera, ya que todos los judíos son ciudadanos duales, del país en el cual ellos viven y de Israel. Un ejemplo notorio de esa parodia es el espantoso asesinato de Alfredo Tello de 17 años, de Silver Spring, Maryland, el 17 de Septiembre de 1997 por Samuel Sheinbein. Tello fue primero estrangulado y golpeado en la cabeza con una escopeta. Sus miembros fueron aserrados —ellos nunca fueron encontrados— y su torso fue quemado. Sheinbein y un cómplice, Aaron Needle, llamaron a sus propios padres diciéndoles que ellos estaban en problemas y que necesitaban dinero para huír a Israel. Los padres de Sheinbein inmediatamente recogieron a su hijo y lo llevaron al aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York, le dieron un pasaje sólo de ida a Israel y se despidieron de él. Needle —también judío pero menos afortunado— fue detenido, y dos días antes de su proceso o bien se ahorcó él mismo o fue asesinada en su celda. Demás está decir que su muerte no fue investigada.

     Las autoridades israelíes rechazan devolver a Sheinbein y lo condenaron a 24 años después de que él se declaró culpable. Sin embargo, sus ausencias de la cárcel son frecuentes. Él fue elegible para la libertad condicional en cuatro años. Dice el fiscal público del condado Montgomery, John McCarthy, que la posibilidad de que Sheinbein pudiera estar de vuelta pronto en las calles es "aterradora". Pero eso es improbable. Sheinbein es claramente un buen elemento para el ejército israelí y disfrutaría ejerciendo su sadismo sobre los palestinos.


ACADÉMICO JUDÍO DICE: "FUIMOS INVENTADOS"

     Un académico judío, Shlomo Sand, profesor de Historia contemporánea en la Universidad de Tel-Aviv en Israel, remeció a Israel con su muy vendido libro "La Invención del Pueblo Judío". El libro de Sand es poderoso y provocativo en la medida que demuestra que prácticamente todo lo que pensamos que sabemos sobre la historia de los judíos podría simplemente no ser verdadero o, al menos, ciertamente no lo que muchos han sostenido como un artículo de fe durante generaciones. A causa del intenso interés que ha generado el libro de Sand, su editor estableció un sitio web especial en Internet que publica revisiones del libro, comentarios acerca de la controversia, y entrevistas con Sand. Allí, los editores proporcionan una descripción del notable libro de Sand que dice:

     «Una histórica proeza que demuele los mitos y tabúes que han rodeado a la historia judía e israelí, La Invención del Pueblo Judío ofrece una nueva descripción de ambas que exige ser leída y estimada. ¿Hubo realmente un exilio forzado en el siglo I, a manos de los romanos?.

     «¿Deberíamos considerar al pueblo judío, a través de dos milenios, como un grupo étnico distinto y como una nación que se supone que existe, retornada por fin a su patria bíblica? Shlomo Sand sostiene que la mayor parte de los judíos realmente descienden de conversos, cuyas tierras nativas estaban dispersas lejos a través de Oriente Medio y Europa del Este. La formación de un pueblo judío y luego de una nación judía a partir de esos grupos dispares sólo pudo ocurrir bajo la influencia de una nueva historiografía, que se desarrolló en respuesta al ascenso del nacionalismo por toda Europa.

     «Bajo el relleno bíblico de los historiadores del siglo XIX, y de los intelectuales del siglo XX que sustituyeron a los rabinos como los arquitectos de la identidad judía, La Invención del Pueblo Judío revela una nueva narrativa de la formación de Israel, y propone un valiente análisis del nacionalismo que explica los viejos mitos.

     «La importancia central del conflicto en el Oriente Medio asegura que los argumentos de Sand reverberarán mucho más allá de los historiadores y políticos a los que él critica. Sin un adecuado entendimiento del pasado de Israel, capaz de reemplazar las visiones contrarias de hoy, las soluciones diplomáticas probablemente seguirán siendo esquivas. En esta obra iconoclasta de la Historia, Shlomo Sand proporciona los fundamentos intelectuales para una nueva visión del futuro de Israel".


EL ENTRECRUZAMIENTO y las PRÁCTICAS RELIGIOSAS
CREARON al PUEBLO "JUDÍO"

     William Dudley Pelley fue un exitoso guionista estadounidense en los primeros años de Hollywood y más tarde se dedicó a la investigación histórica y religiosa y, al final, fue ferozmente perseguido —y luego criminalmente procesado— por sus publicaciones y declaraciones abiertamente patrióticas.

     Un área en la cual Pelley enfocó sus esfuerzos fue un estudio del pueblo judío, y sus evaluaciones de la historia y saberes de ellos son totalmente relevantes y exactas hoy como lo eran cuando él primero abordó el asunto.

     Pelley procuró contestar la pregunta de cómo llegaron los judíos a tener tales extrañas tradiciones que los ponen aparte, racial y religiosamente, de los Gentiles. Pelley resumió sus conclusiones:

     Cuando Moisés sacó a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, a él tradicionalmente se le acredita haber introducido una extraña costumbre para la perpetuación de sus ideas religiosas de un solo dios y del sacerdocio, que estaba destinada a mantenerlas vivas en los corazones de los israelitas. Él dejó como ley que el hijo primogénito de cada familia hebrea debía ser dedicado a la vocación sacerdotal, y también que un décimo de los recursos de cada familia debería ser donado para el mantenimiento de tal sacerdocio. Ahora bien, que un muchacho de cada familia pudiera ser calificado como un sacerdote, o "cohen", de lo cual tantos judíos modernos tienen el apellido Cohen, significaba que durante un largo período de tiempo los números de sacerdotes debieron haber sido enormes.

     Había tantos de ellos, de hecho, que llegaron a ser reconocidos como una casta, llamada de los Levitas. Esas formidables cantidades de sacerdotes llegaron finalmente a hacer de los hebreos el pueblo más lleno de sacerdotes en la faz de la Tierra. Ellos tenían que ser apoyados, y cualquier cosa que de cualquier modo amenazara sus empleos sacerdotales, se encontaba con una oposición rápida y feroz.

     La única manera en que ellos podían conservar esos empleos era imponiendo una rígida solidaridad y conciencia racial entre las masas, y vinculándolas estrechamente al consejo sacerdotal. A su vez, la única manera en que tal solidaridad y conciencia racial podían ser creadas y mantenidas, era interpretar la religión —o lo que pasaba por religión— de modo que el pueblo no pudiera realizar los actos más simples de la vida diaria sin tener la interpretación sacerdotal de ello, y hacer a la gente sentir que tales sacerdotes eran indispensables. Eso fue llevado a cabo entrenando a la gente a pensar que los sacerdotes eran "diferentes", creando así en consecuencia la barrera entre ellos y los miembros de otras razas.

     Ya que, del mismo modo, los sacerdotes eran los únicos hombres cultos, y a cargo de las tradiciones israelitas, ellos podían insertar en aquellas tradiciones lo que a ellos les placía, imprimiendo sobre su pueblo un sentido de la importancia sacerdotal y de que ellos, los israelitas, eran el pueblo verdaderamente grande y los amados por el Creador, y que los sacerdotes eran los líderes incuestionables sobre ellos. Hoy llamaríamos a tal monopolio un fraude, porque básicamente fue construído para ganancia y poder de los sacerdotes. En otras palabras, cualquier cosa que realzara la solidaridad racial y espiritual de esa gente, realzaba la influencia y la indispensabilidad de la casta sacerdotal. Al enseñar a los israelitas a pensar que ellos eran "diferentes" y "mejores", los sacerdotes estaban acomodando sus propios nidos y haciendo sus empleos seguros y lucrativos.

     De ese modo, las tradiciones israelitas —y posteriormente judías— llegaron a ser lo que ellas son hoy. Está firmemente arraigado en los judíos el considerarse "diferentes", y "mejores", y el sacerdote-rabino ahora tiene tal control sobre ellos que no puede existir un judío que no reconozca la influencia del sacerdote-rabino en los más triviales de sus actos diarios. De esta manera, los judíos de hoy son orientales que han sido mantenidos políticamente intactos en todas partes de la Tierra por medio de una conciencia de clan derivada de las particularidades de su fe mosaica común. Los judíos se han cruzado con otras razas hasta tal punto que casi no hay tal cosa hoy como un judío de pura sangre.

     Antropológicamente los judíos son un híbrido racial, dondequiera que los encontremos... Lo más correcto de decir es que el judío es el seguidor de una religión... y cualquier afirmación de pertenencia a una "raza" es espuria.


¿DESTRUIRÁ el ESTADO JUDÍO al MUNDO?

     No puede haber ninguna duda de que las armas nucleares de destrucción masiva de Israel son la piedra angular de la política de defensa nacional israelí, y de que aquélla está fundada en un fanatismo profundamente arraigado y subyacente de tipo religioso (incluso racista).

     Es sobre esta base que se puede decir correctamente que el mundo tiene algunos temores muy reales al saber que Israel mantiene ese peligroso arsenal. También tenga en cuenta el punto vital de que el padre fundador de Israel, David ben-Gurión, acopló un significado ferviente y religioso, incluso místico, al programa de desarrollo de armas nucleares de su nación.

     Según el historiador israelí Michael Karpin, en su libro The Bomb in the Basement, Ben-Gurión se refirió a los señores judíos del dinero que donaron aproximadamente 40 millones de dólares en los años '50 (el equivalente de 250 millones de dólares de hoy) para sembrar los programas de armas, como los "makdishim", o consagradores, y a sus contribuciones como "hakdasha", consagración. Karpin indicó:

     "Estas dos palabras hebreas derivan de la palabra kadosh, sagrado, que es también la raíz de Mikdash, Templo, la institución más santa del judaísmo. Y dentro del Templo está el Kodesh ha-Kadoshim, el Santo de los Santos. Y tal como el Templo fue erigido con las contribuciones de los hijos de Israel (Éxodo 25:1), del mismo modo el programa nuclear de Israel sería construido con contribuciones. A los ojos de Ben-Gurión, el proyecto nuclear era santo".

     Aunque los propagandistas pro-Israel en los medios de comunicación dominados por los sionistas —en Estados Unidos en particular— a menudo se refieren a los peligros de "la bomba islámica", el muy verdadero peligro existente en el mundo hoy es "la bomba judía del infierno", como fue correctamente descrita una vez por el historiador populista Eustace Mullins.

     El que Israel y sus partidarios no sienten ni la menor náusea por la destrucción de quienes ellos perciben como los enemigos decididos de Israel, no puede ser puesto en duda. Tome por ejemplo las palabras del profesor David Perlmutter de la Universidad Estatal de Louisiana, que escribe en Los Angeles Times el 7 de Abril de 2002:

     "¿Qué (va a) hacer (Israel)? Tengo otros sueños, algunos apocalípticos. Pienso: Israel ha estado construyendo armamentos nucleares durante treinta años. Los judíos entienden lo que la aceptación pasiva e impotente del destino ha significado para ellos en el pasado y se han asegurado contra ello. Masada no fue un ejemplo a seguir, no hizo daño a los romanos ni un ápice, ¿pero Sansón en Gaza?, ¿con una bomba-H?.


     "¿Qué cosa serviría mejor, para un mundo que odia a los judíos, como pago por miles de años de masacres, que un Invierno Nuclear?. ¿O invitar a todos aquellos fatales estadistas europeos y activistas de la paz a unirse a nosotros en los hornos? Por primera vez en la Historia, un pueblo que afronta el exterminio mientras el mundo cacarea o mira lejos... tiene el poder de destruír el mundo. ¿La justicia final?".

     Y luego considere las palabras del más destacado pensador geopolítico y militar israelí, el doctor Martin van Crevald, de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Él escribió:

     "Nosotros [israelíes] poseemos varios cientos de cabezas nucleares atómicas y cohetes y podemos lanzarlos contra objetivos en todas las direcciones, quizá incluso en Roma. La mayoría de las capitales europeas son objetivos de nuestra fuerza aérea. Nuestras fuerzas armadas no son las trigésimas más fuertes en el mundo sino más bien las segundas o terceras. Tenemos la capacidad para derrumbar el mundo junto con nosotros. Y puedo asegurarle que eso sucederá antes de que Israel se hunda".


COMUNISMO

     Y no tiene objeto negar el papel primario de los judíos en el comunismo, aquel sistema infernal bajo el cual al menos 40 millones de seres humanos en la Unión Soviética fueron muertos por hambre, ejecución en la horca, fusilamientos, entierros, ahogamientos, descuartizamientos u otros medios. Ése es el total al que llegó "El Libro Negro del Comunismo" y con el cual concuerda Alexander Solyenitsin.

     Si no hubiera sido por la invasión de Alemania de la URSS el 22 de Junio de 1941, el sistema soviético de terror y esclavitud habría sido ampliado al menos hasta los Pirineos y el Océano Atlántico, si no hasta Gibraltar y Galway.

     Esto es más que una conjetura alarmista e ignorante; es un hecho claro desarrollado por los trabajos de numerosos historiadores revisionistas que están libres de la tendencia académica izquierdista. La lista incluye "Icebreaker" de Viktor Suvorov y su más reciente "The Chief Culprit", "La Guerra de Exterminio de Stalin" del historiador Joachim Hoffman, y numerosos otros, incluyendo a David Irving.

     Incluso Winston Churchill, antes de que él fuera comprometido por el dinero del judío Henry Strakosh, colocó específicamente la responsabilidad por el comunismo sobre hombros judíos. Vea su famoso artículo en el Illustrated Sunday Herald del 8 de Febrero de 1920 en


     Pero un ambiente de democracia es seguramente preferido. No me extraña que el juguete judío, el Presidente George W. Bush, trabajara para ver la "democracia" instalada en todas partes y que su padre promoviera abiertamente un "nuevo orden mundial" que necesariamente implica la rendición de la soberanía estadounidense fundamental. Usando el marco de la democracia, los judíos han formado el sistema político perfecto —perfecto para aquellos que lo dirigen, no para la gente— por medio del cual aquellos que tienen el verdadero poder y autoridad no tienen la responsabilidad de ello.

     Así, a medida que el país, y en realidad el Occidente entero, se derrumban hasta el polvo, con confusión, mala orientación, desorden y una direccionalidad equivocada a cada instante, los judíos prosperan. Los políticos democráticos son como ampolletas eléctricas de color: ellos duran un tiempo y después son sustituídos por otros de un color ligeramente diferente. La democracia ciertamente está controlada por el dinero, y el amo del dinero es la entidad Rothschild y sus aliados, entre los que se incluyen muchos súper-capitalistas Gentiles.

     La clave del control judío es el interés compuesto, la octava maravilla del mundo. Un centavo prestado a un interés compuesto del 1% en el tiempo de Cristo equivaldría hoy a una pelota de oro del tamaño de la Tierra, de un valor de 2 quindecillones de dólares, es decir, un 2 con 48 ceros.

     Como se señaló, los judíos evitan la participación en las guerras que ellos instigan. Las guerras entre goyim son extremadamente provechosas. Aunque evitan involucrarse en guerras con balas reales, los Judíos/Neandertales son excepcionalmente combativos y agresivos para imponer sus ideas e intereses de grupo sobre sus pueblos anfitriones. Aunque muchos escritores hayan comentado acerca del odio extremo que los judíos sienten por los demás, este escritor no sabe de ninguno que haya relacionado eso con el odio atávico del Neandertal por la Humanidad Cromañón/Aria, que es profundamente intenso y antiguo, mucho más viejo que el advenimiento del cristianismo.

     La figura de Cristo es, tanto para los judíos como para los no-judíos, un acontecimiento histórico conveniente para racionalizar lo que existió durante milenios antes de Su nacimiento. Esa aversión mutua entre Cromañones/Arios y Neandertales ha existido durante aproximadamente 60.000 años, y durante los últimos siglos ha sido codificada en el Talmud. Debe ser postulado que la religión del judaísmo es simplemente una racionalización judía del odio del feo Neandertal hacia el ario Cromañón.

     Los judíos y los judeófilos se enorgullecen de la idea de que los judíos han creado el cristianismo para otros. Los predicadores, como John Hagee, conocido éste por muchos como el corpulento estafador, Pat Robertson y Jerry Falwell, han tenido las puertas de oro del medio de la televisión abiertas para ellos y han hecho fortunas al literalmente adorar a los judíos.

     No es una exageración declarar que el "Holocausto" es una nueva religión. Usando la imagen del "Holocausto", muchos miles de millones de dólares se han derramado hacia los cofres judíos. Pero ésa no es la única ventaja cosechada a partir del "Holocausto". Con las debidas disculpas, citaré algo que escribí sobre ese asunto hace aproximadamente 30 años en la introducción a un pequeño libro del doctor David Hoggan, El Mito de los Seis millones:

     "Nunca ha habido un engaño más colosal y exitoso, ni uno que haya sido tan enormemente provechoso de cada modo para sus autores, que el mito de que Hitler y sus nacionalsocialistas mataron a 6 millones de judíos".

     Pero, usted podría preguntar, ¿por qué habría que preocuparse de simplemente una mentira más —y una vieja, además— cuando se nos miente tantas veces cada día por ejércitos de anunciantes publicitarios, predicadores, vendedores y políticos?.

     Y la respuesta es que los efectos directos de ese mito van lejos más allá del hecho de que desde el final de Segunda Guerra Mundial la gente de Alemania Occidental ha sido obligada a pagar más de 10.000 millones de dólares a Israel y a judíos individuales de otras partes como "restitución".

     La respuesta es que los efectos de ese mito tienen un impacto directo y  siempre creciente sobre cada uno de nosotros, cada día, ya que el efecto realmente crítico del mito es que ha hecho imposible la discusión racional y pública de los asuntos más vitales, el entendimiento de los cuales es central para nuestro bienestar.

     Considere la Historia reciente, por ejemplo. Existe un dogma inmutable y rígidamente fijo, enseñado a toda la gente por medio de películas, programas de televisión y en todas las universidades del país, de que los alemanes fueron singular y únicamente responsables de comenzar la Segunda Guerra Mundial. De esta manera, los resultados políticos indeciblemente desastrosos de aquella guerra —el ascenso del comunismo y la destrucción de Europa como una fuerza mundial, así como un sufrimiento humano casi infinito durante y después de la guerra: 50 millones de vidas perdidas, y un costo financiero final de 25 billones de dólares o más— pueden ser cómodamente culpados sobre los demonios "nazis" sin tomarse la molestia de tener que examinar la posibilidad de que Gran Bretaña, Estados Unidos y nuestro "noble aliado", la Unión Soviética, no estuvieran completamente libres de culpa.

     Dice Israel Shamir, un sincero judío israelí que se ha convertido al cristianismo:

     «Todavía recuerdo a viejos judíos escupiendo al pasar por una iglesia, y blasfemando al pasar por un cementerio cristiano. El año pasado en Jerusalén, un judío decidió refrescar la tradición. Él escupió a la Santa Cruz llevada en la procesión por la ciudad. El año pasado, el periódico popular israelí más grande, el Yedioth Aharonoth, reimprimió en su biblioteca el anti-evangelio judío "Toledoth Eshu". Ése es el libro del odio hacia Cristo. El héroe del libro es Judas. Él captura a Jesús contaminando la pureza de éste. Según el "Toledoth", la concepción de Cristo se origina en pecado, los milagros de Jesús son brujería y su resurrección es sólo un truco. Incluso hoy, los judíos en Israel se refieren a Jesús por la vejatoria palabra "Yeshu" (en vez de "Yeshua"), que significa "Perezca su nombre". En un juego de palabras similar, el Evangelio del Nuevo Testamento es llamado "Avon Gilaion", "el panfleto del pecado". Éstos son los amorosos sentimientos que los amigos de los Sionistas Cristianos tienen hacia Cristo».

     Deshonrar los símbolos religiosos cristianos es un antiguo deber religioso en el judaísmo. Escupir sobre la cruz, y especialmente sobre el Crucifijo, y escupir cuando un judío pasa por una iglesia, ha sido obligatorio desde alrededor de 200 d.C. para los judíos piadosos. En el pasado, cuando el peligro de la hostilidad anti-judía era algo real, a los judíos piadosos sus rabinos les ordenaban escupir de modo que la razón de hacer aquello fuera desconocida, o escupir sobre sus pechos, no realmente sobre la cruz ni abiertamente delante de la iglesia.

     La fuerza creciente del Estado judío ha hecho que esas costumbres se hayan hecho más abiertas nuevamente, pero no debería haber ningún error: el escupir sobre la cruz para los conversos desde el cristianismo al judaísmo, organizado por el Kibutz Sa’ad y financiado por el gobierno israelí, es considerado un acto de piedad judía tradicional. Esa bárbara actitud de desprecio y odio hacia los símbolos religiosos cristianos ha crecido en Israel.

     En los años '50 Israel publicó una serie de estampillas que representan imágenes de ciudades israelíes. En la imagen de Nazaret, había una iglesia y en su cumbre una cruz, casi invisible, quizá del tamaño de un milímetro. Sin embargo, los partidos religiosos hicieron un escándalo y los sellos fueron rápidamente retirados y sustituídos por una serie casi idéntica de la cual la microscópica cruz fue retirada.


El TALMUD

     Según el American Jewish Committee, "El Talmud es el código legal que forma la base de la ley religiosa judía, y es el libro de texto usado en la formación de los rabinos".


     Benjamin Freedman, un judío convertido, dijo en su libro Facts Are Facts:

     «Desde el nacimiento de Jesús hasta este día nunca han sido registradas las blasfemias calumniosas más viciosas y viles contra Jesús, los cristianos y la fe cristiana por nadie, en ninguna parte, o en ningún tiempo, que las que usted encontrará entre las tapas de los infames "63 libros", que son "el código legal que forma la base de la ley religiosa judía" así como "el libro de texto usado en la formación de los rabinos". El carácter irreligioso explícito e implícito y las implicaciones de los contenidos del Talmud abrirán sus ojos como ellos nunca han sido abiertos antes.

     «El Talmud injuria a Jesús, a los cristianos y a la fe cristiana, la inestimable herencia espiritual y cultural de los cristianos, como ellos nunca han sido injuriados antes o desde que el Talmud fue completado en el siglo V».

     A. N. Field, un escritor británico-estadounidense de los años '30, recolectó las siguientes perlas del Talmud, que merecen una circulación mucho más amplia entre los no-judíos que la que han recibido:

«Quienquiera que no esté circuncidado pertenece a los hijos de Belial, a los hijos de la perdición fatal y eterna» (Libro de los Jubileos, XV, 26-27).

«El judío debe decir durante el Día de Purim: "Maldito sea Haman, bendito sea Mordejai; maldito sea Seresh, bendita sea Ester; malditos sean todos los no-judíos, benditos sean todos los judíos» (Orach Chaim, 660, 16).

«El hurto, el robo, la violación de una mujer hermosa y hechos similares están prohibidos a cada Gentil con respecto a otro Gentil y también con respecto a un judío, pero ellos están permitidos a un judío contra un no-judío» (Sanedrín, 57a; también Aboda Zara, 13 b).

«A un Gentil hereje usted puede matarlo sin restricciones con sus propias manos» (Aboda Zara, 4b).

«Aquellos que no poseen la Torá, deben ser todos asesinados. Quienquiera que tenga el poder de matarlos, que los mate abiertamente con la espada si no lo dejan usar artificios, hasta que todos ellos sean suprimidos» (Choschen ha-Mischpat, 425, 5).

«Si un judío tiene un pleito con un no-judío, usted (juez judío) tomará el lado del judío hasta donde le sea posible, según las leyes de los Gentiles, y usted tomará el lado del judío y dirá al Gentil: Así es según tu ley. Si ninguna de esas alternativas es posible, entonces usted debe hacer trampas» (Baba Kama, 113 a).

«Es permitido engañar a un Gentil y cobrar usura de él» (Baba Mezia, 61a).

«Dios ha ordenado que nosotros cobremos usura al Gentil y que le prestemos sólo cuando él consiente en reembolsar con usura, a fin de que no creemos ganancia para él, incluso si no hay ninguna ganancia acumulada para nosotros» (Sepher Mizwoth, 73a).

«Una cosa perdida por un Gentil puede no sólo ser conservada por el hombre (judío) que la encontró, sino que se prohíbe incluso devolvérsela» (Choschen ha-Mischpat, 159, 1).

«Un judío puede robar a un Gentil, es decir, él puede engañarlo acerca de un billete si es improbable que él sea descubierto» (Choschen ha-Mischpat, 348,1).


     Las siguientes citas racistas del Talmud aparecen en respetables publicaciones:

«Ustedes son seres humanos pero las naciones del mundo no son seres humanos sino bestias» (Baba Mezia, 114, 6).

«En la casa del goy uno mira como en un redil de ganado» (Tosefta, Erubin, VIII).

«Las propiedades del goy son como una tierra salvaje: quien primero se instala en ellas tiene derecho a ellas» (Baba Batra, 54b).

«La propiedad de los goyim es como una cosa sin dueño» (Schulchan Aruch: Choschen ha-Mischpat, 156, 5).

«Quien prestó un juramento en presencia de goyim, de ladrones, y ante el oficial de aduanas, no es responsable» (Tosefta Szebnot, 11).

«Una forma humana es dada a aquellos que no son judíos sólo a fin de que los judíos no puedan ser servidos por bestias» (Schene-tuchoth-habberith).

«Si un judío puede engañar a idólatras haciéndoles creer que él es un seguidor de su culto, es permitido hacer aquello» (Yore De’ah, 157, 2).

«Uno debería y debe hacer un juramento falso, cuando los goyim preguntan si nuestros libros contienen algo contra ellos. Entonces estamos obligados a declarar en el juramento que no hay nada como eso» (Szaalot-Utszabot. El Libro de Jore Dia, 17).

«Cada goy que estudia el Talmud, y cada judío que le ayuda en ello, debería morir» (Sanedrín, 59a, Aboda Zara, 8-6, Szagiga, 13).

«Comunicar algo a un goy acerca de nuestras relaciones religiosas sería igual a matar a todos los judíos...» (Libro de Libbre David, 37).

     Que el Talmud inculca el odio tanto hacia el cristianismo como hacia los cristianos, era la opinión de monseñor Jouin, fundador en 1912 de la Revue Internationale des Societes Secretes y editor de ella hasta su muerte en 1932. Traducciones de artículos de monseñor Jouin aparecieron en el Free Press de Londres de Septiembre y Octubre de 1937, y de Febrero de 1938, y en aquéllos el asunto entero fue discutido en profundidad con muchas citas. Según ha sido declarado ya, hay mucha controversia en cuanto a cómo son considerados tales pasajes, como han sido ya citados, puesto que la Jewish Chronicle del 3 de Enero [de 1938] informa acerca del recién instalado presidente del Consejo de Congregaciones Hebreas Ortodoxas de Londres, diciendo que "la guía de él siempre sería el Schulcan Aruch". En el libro de Warren Weston "Padre de Mentiras" se afirma que el profesor Cohen, como un experto jurado ante el tribunal de Marburgo en Abril de 1888, declaró que "el judío religioso se considera obligado por los contenido enteros del Talmud".


El TALMUD VOMITA ODIO hacia CRISTO y los CRISTIANOS

     Dispersas por todas partes del Talmud —el documento fundante del judaísmo rabínico en la Antigüedad tardía— pueden ser encontradas bastantes referencias a Jesús, y ellas no son corteses. Las historias talmúdicas hacen burla del nacimiento de Jesús de una virgen, impugnan fervorosamente su afirmación de ser el Mesías y el Hijo de Dios, y sostienen que él fue ejecutado en forma legítima como un blasfemador e idólatra. Dichas citas derriban la idea cristiana de la resurrección de Jesús e insisten en que él recibió el castigo que merecía en el infierno, y que un destino similar espera a sus seguidores.

     ¿Ha quedado impresionado usted por estas afirmaciones?; ¿consideró usted lo que ha leído como abierto "anti-semitismo" u "odio violento"? Bien, si usted lo hizo, entonces usted acaba de aplicar aquellas etiquetas a palabras tomadas directamente del material promocional e introductorio de la solapa de un nuevo libro —Jesus in the Talmud— de un distinguido académico, el doctor Peter Schafer, director del programa en Estudios Judaicos en la Universidad de Princeton y profesor de estudios judaicos en una cátedra establecida por el multimillonario filántropo judío estadounidense Ronald O. Perelman, un generoso patrón de mucho tiempo de causas judías. Y el editor del libro es nada menos que la Imprenta de la Universidad de Princeton, que nunca ha sido acusada como un abastecedor de literatura anti-semítica.

     El propio Schafer es altamente considerado en el mundo académico y ampliamente publicado en las áreas de la literatura judía religiosa e histórica. De ese modo ahora Shafer aparece con un libro de 210 páginas que afirma —más allá de dudas— que los críticos cristianos y musulmanes de mucho tiempo del Talmud tenían razón cuando ellos dijeron que el Talmud realmente enseña cosas indecentes y odiosas sobre Cristo. Los musulmanes y los cristianos han sido ofendidos durante cientos de años por aquellas odiosas enseñanzas, y en efecto hay que decir que una de las causas primarias de las actitudes anti-judías a través de toda la Historia ha sido la reacción negativa ante los desvaríos anti-cristianos del Talmud.

     Sin embargo, de manera irónica, aunque el libro más santo del judaísmo se haya dedicado a difamar a Cristo, a su amada madre, María, y a todas las enseñanzas de Cristo, los medios de comunicación en Estados Unidos nunca mencionan ese hecho cuando hablan de las causas del anti-judaísmo. De hecho, muy claramente los medios de comunicación prefieren concentrarse en supuestas notas anti-judías que existen en el Nuevo Testamento cristiano y en el Corán islámico (que, tristemente desconocido por muchos cristianos, tiene a Jesucristo en alta consideración, en un gran contraste con el Talmud). Durante años, los grupos judíos han gritado cuando alguien se atrevía a hablar abiertamente de la naturaleza vil de gran parte de lo que aparece en el Talmud, que es el código religioso judío (el órgano rector de los estándares religiosos y éticos del judaísmo) sobre el cual la mayoría de los no-judíos no tiene ningún conocimiento.


CRISTIANOS RESPONDEN AL ODIO TALMÚDICO. Revelaciones de las enseñanzas anti-cristianas llenas de odio que se encuentran en las instrucciones religiosas judías conocidas como Talmud provocaron una amplia aversión entre los cristianos de Europa lo cual resultó en un fenómeno conocido como "anti-semitismo". Una quema pública de 24 carretadas del Talmud ocurrió el 17 de Junio de 1207 en Francia [hoy hace 810 años].

     Muchos cristianos equivocadamente creen el mito de que el Antiguo Testamento es tan central para el judaísmo como para los orígenes del cristianismo, cuando, de hecho, nada podría estar más lejos de la verdad. El Talmud y otras obras místicas (desconocidas para los cristianos) son considerados mucho más importantes a los ojos de los eruditos judíos.

     Ahora con el libro del doctor Schafer los defensores predominantes de las pruebas del Talmud han estado disimulando. Este fascinante (y perturbador) libro es una lectura obligada para aquellos que se atreven a ahondar en la polémica arena del sionismo político y que quieren estar armados con pruebas concretas en cuanto al extraño mundo del Talmud. Pero usted queda advertido: si usted es un cristiano comprometido, puede quedar profundamente ofendido por los repugnantes comentarios acerca de Cristo que aparecen en las escrituras más santas del judaísmo.


JESÚS HABLÓ un IDIOMA "GENTIL"

     Aunque siempre habrá debate acerca de los sentidos de las palabras "Judaico", "Judío" y "Judá", e incluso de la palabra "Israel", como ellas son usadas en la Biblia, en enseñanzas históricas y religiosas posteriores, y en el propio uso moderno, William Dudley Pelley proporcionó esta ilustrativa y concisa cápsula que proporciona una respuesta a la pregunta de a qué rama de los "judíos" pertenecía Jesucristo. La respuesta de Pelley:

     «¡Jesucristo no perteneció a ninguna rama! Impactante como pueda ser para los cristianos modernos, un examen de la evidencia que ahora está saliendo a la luz revela que ¡Jesucristo no era un judío o ninguna otra clase de israelita! Esto, por supuesto, golpea en el núcleo mismo de la actual doctrina cristiana. Sin embargo, tarde o temprano, los cristianos arios tienen que afrontar los hechos. Se requiere un volumen entero para presentar esos hechos, pero tal volumen está disponible.

     «En primer lugar, los únicos judíos verdaderos son los descendientes de la tribu de Judá, y aun si bases bíblicas fueran tomadas como argumento, el Nuevo Testamento dice enfáticamente en numerosos sitios que Él no provenía de aquella tribu. Cristo era un galileo... Galilea recibió su nombre de los galos, llevados por el rey asirio cuando él vació de hebreos el reino del Norte. La escritura apropiada de la palabra debería ser Gaulilea. Repetidas veces, también, las escrituras del Nuevo Testamento hablan de "Galilea de los Gentiles"...

     «Las genealogías de Cristo en dos de los evangelios del Nuevo Testamento no determinan el asunto, ya que ellas no están de acuerdo, y puesto que no concuerdan, ninguna de ellas puede ser establecida como auténtica. Además, los judíos consideraban las genealogías a través del padre, siempre. Los cristianos se ven enfrentados al dilema de que si ellos convierten en un principio de su fe el que María concibió a Cristo por el Espíritu Santo, entonces ella no concibió a Cristo por José su marido; y si ella no hizo esto, entonces las genealogías hebreas, que remontan la ascendencia de Jesús atrás hasta David y Abraham, son fabricaciones.

     «Jesús no habló la lengua judía prevaleciente del período; él conversaba en lo que era una lengua Gentil. En ningún lugar confirma él mismo que él era un judío, y las palabras ante Pilatos "¡Tú lo dices!" eran simplemente una expresión coloquial, no de conformidad al comentario de Pilatos sino del pensamiento "Tú estás hablando, yo me mantengo en silencio!"».


El KOL NIDRE

     Un punto adicional en la religión judía alrededor del cual se ha centrado mucha controversia es el rezo "Kol Nidre". Éste es recitado durante el día antes del Yom Kippur (el "Día de la Expiación") cada año con gran solemnidad en todas las sinagogas. El Free Press de Febrero de 1938 publicó lo que declaró que era una reproducción fotostática del rezo en inglés y en hebreo del libro de oraciones para el Día de la Expiación, publicado en Londres bajo la autoridad del rabino principal del Imperio británico. El rezo dice como sigue:

     "Todos los votos, alianzas, compromisos, promesas, obligaciones, pagos y juramentos / por los cuales hemos prometido, jurado, dedicado y obligado a nosotros mismos, / a partir de este Día de la Expiación hasta el siguiente Día de la Expiación, que pueda venir a nosotros para siempre, / he aquí, de todos éstos, nos arrepentimos de ellos. Ellos serán absueltos, liberados, anulados, hechos vacíos y sin efecto. / Ellos no serán obligatorios ni tampoco tendrán ningún poder. Nuestros votos no serán votos, / nuestras obligaciones no serán obligaciones / y nuestros juramentos no serán juramentos".


PURIM: HOSTILIDAD hacia los CRISTIANOS ARRAIGADA
en IMPORTANTE y BULLICIOSA FIESTA JUDÍA

     Hay una historia poco conocida pero profundamente arraigada del virulento antagonismo y violencia de los judíos contra no-judíos (cristianos en particular), pero muchos eruditos no han hecho caso del registro en este aspecto. Ahora un académico judío que habla claro, Elliot Horowitz, profesor asociado de Historia Judía en la Universidad de Bar-Ilan de Israel, ha aparecido con un libro que explora ese feo fenómeno, "Reckless Rites: Purim and the Legacy of Jewish Violence".

     Ese volumen lleno de numerosos detalles y copiosamente documentado es una sensacional contribución a la historia del pueblo judío y su problemática relación con "el otro", los no-judíos, a los que los judíos se refieren como "goyim", un término que aproximadamente traducido es el equivalente de "bestia" (o, más específicamente, ganado).


     Purim es la fiesta judía originada por el Libro de Ester del Antiguo Testamento, una festividad basada en un cuento que la mayoría de los teólogos judíos y cristianos dicen que es apócrifo. La Ester de la leyenda era la doncella judía que tras casarse con el rey persa, que no tenía idea de que su novia era judía, salvó a los judíos de la destrucción a manos de Haman, el consejero del rey, el cual fue ejecutado después junto con sus 10 hijos y otros 75.000 persas. Aquello, por supuesto, fue una masacre de masas, un genocidio, y ese temprano holocausto anti-gentil es orgullosamente conmemorado en Purim. Hoy, nuevamente, la gente judía e Israel han puesto en la mira al pueblo persa —la moderna república de Irán— para su destrucción.

     La mayoría de los no-judíos no tienen idea de que los judíos —quienes a menudo condenan diversos pogroms históricos (reales e imaginarios)— realmente celebran ese genocidio como una de sus festividades más bulliciosas. Horowitz explica que, con frecuencia, cuando los judíos han mencionado la historia de Purim a no-judíos, ellos han suprimido cuidadosamente la conclusión de la historia en donde los judíos orquestaron la matanza de los persas.

     Según Horowitz, los judíos tienen un historial de comparar a su enemigo mortal Haman con Jesucristo, lo cual difícilmente es una razón para promover el "diálogo inter-religioso", o el concepto de "judeo-cristianismo", dos llamadas de trompeta que (cuando vienen de fuentes judías) significan que los cristianos deben enmendar sus enseñanzas para que concuerden con lo que los judíos quieren que los cristianos crean. Horowitz observa que las comparaciones de Haman con Cristo son todavía frecuentes en los ritos religiosos judíos hoy.

     De hecho, señala él, los judíos profundamente religiosos tienen un historial en el Israel de nuestros días de actos de violencia contra no-judíos, pero también de actos de vandalismo contra cruces cristianas. Horowitz se enfoca en cómo los historiadores y los teólogos han distorsionado deliberadamente esas incómodas verdades acerca de las enseñanzas judías y el verdadero impacto que tales enseñanzas han tenido, es decir, la instigación de violencia por parte de los judíos contra cristianos.

     Un capítulo entero en el libro de Horowitz demuestra el inquietante —uno podría decir "insólito"— odio judío hacia la cruz y la violencia judía que se despliega contra ese símbolo cristiano, y nota que, en efecto, a través de toda la Historia ese odio judío a Cristo y a la cruz provocó en respuesta la aparición de actitudes anti-judías. Horowitz explora las celebraciones de Purim por todo el mundo y demuestra que la violencia y el odio hacia los no-judíos es trivial y parte integrante de la naturaleza del tema de la festividad. Esa fealdad no es algo excepcional sino que más bien es la regla, un hecho inquietante de entender.

     De hecho, antes del siglo XX, en cuyo tiempo la influencia judía sobre la discusión religiosa cristiana se elevó a grandes alturas, la mayoría de los teólogos cristianos compartían la opinión del teólogo Protestante alemán Carl Heinrich Cornill, que dijo del Libro de Ester que "todos los peores y más desagradables rasgos del judaísmo son allí mostrados sin disfraz". Cornill repitió a Emil Friedric Kautzsch, quien dijo que el Libro de Ester "expresa tal arrogancia nacional y tal odio contra otras naciones".

     El doctor bautista británico Thomas Davies dijo del Libro de Ester que en sus enseñanzas "Nada parece incorrecto si fomenta el progreso de los judíos".


LA CELEBRACIÓN DEL GENOCIDIO. Esta gran celebración en la Nueva York del siglo XIX de la fundamental fiesta judía de Purim conmemora el Libro de Ester del Antiguo Testamento, que aclama el genocidio de 75.000 persas a consecuencia de las maniobras de Ester, la novia judía del rey persa. Ninguna otra festividad judía, todas las cuales en una forma u otro celebran el fracaso y la destrucción de no-judíos, ejemplifica mejor la naturaleza corrupta de las enseñanzas que son la base de lo que un teólogo judío ha llamado "la Utopía judía", que es el fundamento filosófico de lo que algunos hoy mencionan como un inminente Nuevo Orden Mundial.


PODER JUDÍO

     Mucho se ha escrito y hablado sobre varios aspectos del poder judío, que es evidente no sólo en el reino político sino en el económico y en otros, como ya se mencionó. La experta manipulación del poder judío lo hace casi irresistible.

     En cualquier discusión acerca del poder judío, los Rothschild son centrales. Esa asombrosa familia, que comenzó en Frankfurt en el siglo XVIII, hoy posee quizás la mitad de los bienes y bienes muebles del mundo por su propio nombre, pero sobre todo a través de diversas corporaciones y consorcios, y particularmente mediante un grupo de delegados y judíos confiables obligados con la familia. Una excelente descripción de la dinastía Rothschild es dada en el libro de Michael Collins Piper "The New Babylon". Uno no puede leer ese libro sin comprender que la influencia de la judería en general, y de los Rothschild en particular, es imponente.

     En Estados Unidos el poder judío es ejercido tanto en nuestros asuntos internos como externos en gran parte por la influencia de los medios de comunicación. Aunque en Estados Unidos la fórmula sea democrática —con opinión y acción públicas espoleadas por periódicos y otros órganos de ilustración de masas— los judíos han mostrado que ellos pueden prosperar en sistemas autoritarios también, tales como en una sociedad comunista (la URSS, una dictadura donde la mayor parte de los funcionarios y burócratas eran judíos) y una "fascista" España de Franco.

     Los políticos hacen su mejor esfuerzo para equiparar al judaísmo con el cristianismo. Para ellos, el judaísmo es sólo otra religión de la que deben estar atentos para conseguir tantos votos como puedan de aquel grupo particular. Ellos no saben de, ni tampoco se preocupan por, la naturaleza del judaísmo. Ésta es la política democrática estadounidense, el objetivo de la cual es asegurar tantos votos de minoría como sea posible, para sumarlos a una mayoría de votos electorales.


JEFFERSON acerca del JUDAÍSMO: la HISTORIA NO CONTADA

     Aunque el estimado autor de la Declaración de Independencia, Thomas Jefferson, fuera un firme abogado de la libertad religiosa en Estados Unidos tanto para los judíos como para toda la gente, lo que ha sido cuidadosamente censurado en los libros de Historia es el hecho absoluto de que Jefferson claramente consideró que la religión judía en sí misma era completamente abominable.

     Escribiendo a John Adams el 13 de Octubre de 1813, el ampliamente leído intelectual comentó sobre el Talmud y otras enseñanzas judías: "¡Qué depravación tan miserable de sentimientos y maneras debe haber prevalecido antes de que tales máximas corruptas pudieran haber obtenido crédito! Es imposible recolectar de estos escritos una serie coherente de doctrina moral".

     Describiéndose a sí mismo como "un verdadero cristiano, es decir, un discípulo de las doctrinas de Jesús", escribió Jefferson a William Short (31 de Octubre de 1819) que él consideraba a Jesús "el más grande de todos los reformadores de la depravada religión de su propio país", añadiendo en una posterior carta a Short (4 de Agosto de 1820) que mientras Cristo predicó "filantropía y caridad universal y benevolencia", los judíos seguían enseñanzas que les inculcaban "el espíritu más antisocial hacia otras naciones".

     Jefferson escribió que Jesús, como un "reformador de las supersticiones de una nación", estaba en una posición "siempre peligrosa" al oponerse a "los sacerdotes de la superstición", los fariseos, a quienes él describió como "una raza sedienta de sangre... cruel y despiadada como el Ser a quien ellos representaron como el dios familiar de Abraham, de Isaac y de Jacob, y como el dios local de Israel".


ARTE NEANDERTHAL/JUDÍO

     "Cada artista sumerge su pincel en su propia alma y pinta su propia naturaleza en sus cuadros" (Henry Ward Beecher).

     Una característica sorprendente de los Neandertales puede ser notada en las cuevas donde han sido descubiertos huesos y otros artefactos de ellos. Las paredes de esas cuevas —encontradas en Francia— están desnudas, no hay ningún arte. En contraste con más de cien cuevas de la Humanidad Cromañón/Aria encontradas en Europa, ninguna pintura ha sido hallada en cuevas Neanderthal. Uno puede considerar este hecho profundamente. ¿Puede ser que los Neandertales vean literalmente las cosas de manera diferente que los Cromañón?; ¿puede este extraño hecho explicar la actual popularidad del "arte moderno"? Uno contempla las producciones de "artistas" como Vassily Kandinsky, Kasimir Malevich, Mark Rothko, Franz Kline, Willem de Kooning, Robert Rauschenberg y otros, con perplejidad y consternación.


     El que ese "depósito de basura", como tan apropiadamente lo ha etiquetado la artista estadounidense Margaret Stucki, sea generalmente aceptado como arte sólo puede ser un testimonio de la credulidad e hipocresía pública, un deseo de parte de críticos y comerciantes de arte Gentiles de conseguir una mención favorable en la prensa pública controlada por los judíos para justificar un valor monetario.

     Telas como "White on White" [de Malevich, 1918], que no muestra nada salvo dos sombras de blanco, se han vendido por miles de dólares en subastas, y esa tela es un alivio para el espectador en comparación con los insultantes revoltijos de colores encontrados en otras telas. Las pinturas de Congo, el Chimpancé que Pinta, se han vendido por miles de dólares y, por extraño que pueda parecer, son realmente mejores que la basura producida por algunos supuestos humanos.

     La verdad es: el hombre Neanderthal y el hombre Cro-Magnon eran criaturas muy diferentes. Los remanentes de los Neanderthal caminan entre nosotros. Su naturaleza agresiva está en la raíz de muchos conflictos en nuestro mundo hoy.

     Esta edición de The Barnes Review es un esfuerzo para explorar esa crisis: "La Venganza del Neanderthal".–



No hay comentarios:

Publicar un comentario